lunes, 26 de marzo de 2018

Casi la caída







 Hace unos meses por fin llegó. Con esta oscuridad de almanaques enterrados, de color de cielos como estómagos y Mandelbrot por las academias de Varsovia. Editado por una de las editoriales que más admiro por su cariño, por su hacer y su pulcritud: Stendhal Books. El diseño de la portada a cargo de mi querido Leon Ka y embellecido con un prólogo en forma de carta al lector a cargo de Ángelo Nestore . Me siento afortunada.

Casi la caída es la situación actual del ser humano primermundista: casi. Casi amamos, casi sentimos, casi descansamos, casi atendemos, casi sentimos. Casi caemos. Nosotros casi. Hay demasiada información fuera, y los mundos internos están muy desatendidos. El espíritu se encuentra en un fenomenal proyecto de lo dentro oscuro. Del azufre. El "lo" está muriendo. Lo "lo". La esencia.

Este libro es lo que queda en mi pupila, o casi la caída entre el mundo interno y el externo tras un periodo de lecturas de las escrituras hinduistas como Upanishads, Bhagavad Gita, Sri Guru Gita y otros textos de la Filosofía Zen como La práctica del Zen, Shobogenzo, Los sutras del corazón y del diamente, Las enseñanzas de Dogen, Los 10 toros del Zen o El libro de los cinco anillos así como las prácticas de ambas disciplinas.











Casi la caída es un poemario en cuatro partes, formada por poemas sin título.

Eclosión: Poemas más largos, salmodias, el diálogo interno y eterno del sí mismo, que avanzan descomponiéndose. Una eclosión desde citas de autores que marcaron el tiempo de la escritura del libro.

Lo ciervo: Explora esta esencia interna, sin la distracción exterior, una profecía de grietas y arrecifes. Un discurso más certero exento de raciocinio.

Intestinos: "Intestino es lo que se recorre / pero no sus pliegues ." Poemas cortos, en comunión con el haiku, pero no con su forma métrica. Más bien con su esencia.

La inmortalidad: Influenciado por la novela del mismo nombre de Milán Kundera, un repaso personal a través del impacto que esa obra dejó sobre mi lengua óptica aplicado a mi propia experiencia.




Imagen realizada por Edu Almiñana





El libro podéis comprarlo o pedirlo en cualquier librería de España, o pedirlo a la editorial por compra online en Stendhal Books: Casi la caída.

Os dejo un poema del libro y la presentación con la poeta Lola Nieto y los esditores en Librería Malpaso en Barcelona.



_____________








Recuerdo la nieve caminar donde el silencio de la nieve

y la cabeza (río negro sobrevolado junto a los hombros)

sorbía inverosímil los abedules.

Enumeré los días de la nieve atrás los fenómenos mejores que ahora

ahora no hay nieve ahora tercamente un frío casi

obedece una escuálida llamada

un cortejo apenas rueda sin osadía por las chaquetas armónicas.

Lloraré sin extremo esta falta de nieve esta falta de hielo lloraré sin motivo alguno

y un pájaro improbable colmará mis muñecas hasta mover su cráneo elíptico.

Yo habré de comunicarme entre sílabas convenientes al tamaño de su latido

y nos entenderemos antiguamente

apuestos como muchachos de comarca de domingo a domingo.


El silencio de la ciudad nevada es terrible su soledad su arquitectura

su fenomenal proyecto de arrecife todo casteñea como el frío, amor,

como el frío

anterior a nosotros anterior a las bestias e incluso a las plantas y medusas.

Sigue mirando atrás irrepetible pirámide atrás como las anémonas

atrás hacia los números atrás la repetición por lo que ha de venir.

Recuerdo la nieve en las avenidas de aquella ciudad alemana

las eternas conversaciones en aquella cocina

y tras sus ventanas esa nieve permanente

reconstruyendo la ciudad con la quietud primordial

dentro (en el hogar de suelos calientes) un miedo esquelético aprendido

ojos utilizados como péndulos

todo muy innecesario para encontrarnos

y sostener prodigiosamente aquel paisaje tibio de profecías y horarios

muy artesanalmente engastado.

Nieva en racimo como la yema de dedos sutiles

caen imaginariamente de su quietud

lejos apenas

domesticados

quizá un poco menos que los gatos

pero la nieve pace un silencio recreado innumerables veces en nuestra memoria.

Por largo rato nos sujetamos arcaicamente bajo la ducha

( allí )

el envés

el principio del alfabeto.

Podría decirse belleza que jamás nos tuvimos.




_________________________


Presentación el Librería Malpaso:





3 comentarios: